Entrevista Celia Wallhead Salway

interviewcelia

Celia Wallhead, una de las profesoras más queridas de nuestro Departamento, se jubila al final de este curso académico. Con este motivo, the philologist /UGR/ decidió hacerle una entrevista para que nos resumiera toda una vida dedicada a la enseñanza en distintos países, ámbitos y materias. Continue reading

Advertisements

Entrevista a Miguel Ángel Martínez-Cabeza: “El reto de la investigación en humanidades es encontrar esa explicación que permite entender las complejidades de las lenguas y las culturas”

Con motivo de la reciente publicación del manual para la asignatura Gramática IV, English Grammar in Focus: Text Linguistics, hoy traemos una entrevista a Miguel Ángel Martínez-Cabeza Lombardo, coordinador del grado de Estudios Ingleses, donde nos habla de su experiencia en Delaware, de la importancia de los editores, de sus traducciones, etc. ¡Esperamos que la disfrutéis!

Miguel Ángel Martínez-Cabeza Lombardo

P. Antes de nada, nos gustaría saber desde cuándo imparte clase en la UGR y qué le movió para dedicarse a la enseñanza.

R. Empecé en 1988 dando clase en Jaén cuando pertenecía a la UGR y en 1992 me vine a Granada como profesor del mismo departamento de Filología Inglesa. Más que atraerme la enseñanza por sí misma lo que me atraía era la universidad y que ahí estaba el nivel más alto de conocimiento.

P. ¿Cuál fue el tema de su tesis doctoral?

R. La lengua y el estilo en las novelas de E. M. Forster. Fue un estudio lingüístico de la narrativa de Forster dirigido por el prof. Martínez-Dueñas.

P. Ahora mismo está en Delaware, con motivo de un lectorado, ¿nos podría contar su experiencia en este ámbito? ¿Alguna anécdota?

R. Es una plaza de profesor visitante que se convoca anualmente para impartir básicamente lengua y cultura españolas en el Department of Foreign Languages, Literatures and Cultures. Estoy repitiendo ya que también vine el curso pasado y la experiencia es incomparable ya que el profesor visitante forma parte del departamento con todas sus ventajas y responsabilidades, y el poder conocer una universidad norteamericana desde dentro es valioso para cualquiera dedicado a la anglística, más para mí que además imparto cultura y discursos. La anécdota la tuve el curso pasado por primera vez cuando los alumnos que no tenían una A en alguna tarea o ensayo aparecían con el ejercicio repetido para que les subiera la nota. Las “resubmissions” están más o menos generalizadas.

P. ¿Es diferente la forma de enseñanza en Delaware a la de aquí? ¿En qué sentido?

R. La diferencia fundamental es que en Delaware y en las universidades norteamericanas los alumnos reciben una atención constante que va desde una planificación milimétrica de todo tipo de tareas, actividades, quizzes, evaluaciones, pasando por una revisión constante de su trabajo diario y terminando en un sistema de evaluación que responde exactamente al trabajo del curso. Evidentemente eso es posible con grupos de clase entre 10 y máximo 20-22. En España eso se consideraría una vuelta al colegio. Al otro extremo está plantear los contenidos, objetivos y materiales de una asignatura, hacer un “progress test” y examen al final.

P. ¿Cuál prefiere?

R. Me quedo con algo intermedio y razonablemente viable. En los primeros cursos con ECTS llegué a corregir 700 ejercicios/tareas de un solo grupo de Gramática, sin contar dos exámenes, y no fui el único.

P. ¿Qué opina en general sobre los lectorados?

R. Son un procedimiento excelente para intercambiar experiencias y establecer contactos personales entre miembros de distintos departamentos, que es lo que refuerza los lazos entre universidades.

P:¿Qué disfruta más de la enseñanza? ¿Y de la investigación? Personalmente, ¿qué prefiere?

R. Yo disfruto cada día dando clase tratando de hacer que los alumnos piensen lo que están haciendo y le encuentren sentido. El reto de la investigación en Humanidades es encontrar esa explicación que permita entender las complejidades de las lenguas y las culturas, y al final poderlo destilar para que mejore a los futuros profesores e investigadores.

P. Recientemente ha publicado un manual para la asignatura Gramática IV del Grado en Estudios Ingleses, ¿nos podría explicar su finalidad?english-grammar-in-focus-text-linguistics

R. Única y exclusivamente que mejore el conocimiento y por tanto los resultados de la asignatura.

P. ¿En qué área lingüística se enmarca el libro?

R. Aunque ha salido el segundo, es el cuarto volumen de la serie English Grammar in Focus, que como colección desarrolla un enfoque descriptivo de la gramática inglesa. Al ser el volumen dedicado al nivel textual, necesariamente la descripción es más funcional.

P:¿Quién editó el libro? ¿Cree que es importante que haya una relación entre el editor y el autor? ¿Por qué?

R. El editor de la colección es el prof. Juan Santana y una buena colaboración con el autor no es importante, es importantísima, ya que una vez que el manuscrito se transforma en un volumen, especialmente si es parte de una colección, surgen muchas cuestiones que hay que discutir y resolver, algunas veces formales y muchas más de contenido.

P. ¿Cómo calificaría el trabajo de un editor?

R. Fundamental, en este caso los editores del volumen, Juan Santana y Salvador Valera, han dedicado una cantidad enorme de horas para pulir cada detalle y que el volumen sea homogéneo con el resto de la colección.

P. ¿Cree que se debería dar más importancia a la gramática?

R. Yo creo que ya tiene una importancia ganada y al menos por ahora nadie parece cuestionarla. Se trata entonces de mantener el nivel de exigencia del profesorado y alumnado.

P. ¿Cree que debería enfocarse de manera distinta?

R. Los grandes estudios gramaticales modernos como la Cambridge Grammar of the English Language de Huddleston y Pullum están basados en estudios de corpus y en ese paradigma nos movemos todos. Al trasladar ese enfoque a la enseñanza universitaria se parte del uso para dar una explicación de reglas y principios de funcionamiento.

P. ¿Podría dar algún consejo para aquellas personas que se “atragantan” con la gramática?

R. Que vayan a clase con la lección leída, que para eso están los manuales, y pregunten en el primer momento en que surjan las dudas y dificultades. Es cierto que hay un contenido denso y extenso que al final puede indigestar si se ingiere de golpe.

P. Sabemos que ha hecho varias traducciones de libros de viajes para ABADA de autores como Henry James, Charles Dickens, D.H. Lawrence, etc. ¿Nos podría decir cuál es su escritor favorito? ¿Por qué?

R. Henry James, sin duda, porque tiene una capacidad evocadora sin límites.

     th_cartas_desde_venecia_-_portada_276  th_179  th_vacaciones_en_roma_-_portada_295  th_218

P. ¿Cuál ha sido la traducción que más le ha costado? ¿Nos puede dar algunos ejemplos de dificultades que haya tenido con alguna traducción?

R. Sin duda Escenas de la vida de Londres por “Boz”, de Dickens. La distancia temporal es diferencia cultural y buscar equivalencias o simplemente significados se complica mucho. En un sinnúmero de ocasiones consultaba el Oxford English Dictionary como último recurso para encontrar una palabra o expresión y el ejemplo que lo ilustraba era el mismo que yo trataba de traducir. El libro está en la biblioteca y las notas a pie de página explican las dificultades.

P. ¿Cuál ha sido la traducción que más ha disfrutado?

R. También sin dudarlo, Horas venecianas, de Henry James. Traducir cada uno de los cinco textos fue una experiencia tan memorable como estar en Venecia cuando al anochecer se marchan las hordas de turistas. Henry James enseña a sentir como un viajero y no como un turista. No solo en Venecia, sino también en Roma, en París o en Londres.

Autoras: C.L.C., M.G.C. y V.R.R.

Edición y corrección: Eva Ríos Sánchez

Fotografía: Maica Espínola

And now… Find a job (by Dr Graeme Porte)

Many of our students assume they are destined to one or two specific occupations when they join our degree. To a certain extent this is understandable. You receive little or no careers guidance from school through university, and parents often assume your futures in the work place are obvious from your late teens.

I can see why this has come about: the Spanish education system – like the Italian – works in such a way that your future occupation is supposedly manifested – if not decided – by the choice you make at Bachillerato and certainly by the time you choose your degree. It indicates what will be your job for life.

So, for example, fresher Farmacia degree students will likely eventually open up a chemist’s, those in Traductores will become translators, those in Caminos – engineers, in Empresariales you find the future managers, and those in Estudios Ingleses…well, you’re going to be teachers, of course. Sadly, we have no research which shows how far such hypotheses are true when you do get your jobs – but my point is that the assumption is already made around the age of 16. It is all well defined. There is no interaction between your skills acquired outside and those acquired during your degree course.

Now, some few years ago, that assumption was a fair bet. After all, Spain had the need, the capacity, the infrastructure, and the economic resources to absorb all these pre-destined teachers, chemists, translators, engineers, economists, doctors, nurses, psychologists, etc.

But not now. And I suspect not for a very long time to come, either. So now you need to adapt to a world of work that’s changed.

You now need to see your careers developing along different lines and see your degree as a place of specific learning and general skills acquisition which will set you up for a large number of possible jobs in a large number of places – rather than just one or two specific ones.

You must start thinking about the skills you’ve acquired inside and outside your degree experience as soon as you arrive in first year – and continue doing so until your final year. Having such a list available – together with the detailed examples of where and how you acquired these skills – is a vital part of writing your CV, of composing a covering letter to apply for a job, and of presenting yourself convincingly in an interview.

These skills are commonly known as “transferable skills” and you all have them.

Every student should be aware of those they possess before they compose their CV or apply for a job. If you want to get that job after the interview or even have your CV read (rather than thrown in the bin), you’re going to need the skills to do the job in question. It’s as simple as that.

Transferable skills and/or knowledge are what you learn and develop in one situation which can then be used and applied in another situation. Most of us don’t even realise the ones we have picked up in our lives. But they are many. And they are going to be very useful to be applied elsewhere.

You may have acquired them on social occasions, writing on the computer, giving private classes, negotiating to get something you want, sticking up for yourself in the classroom, dealing with the public, while playing sports, or in that job that you really hated… but needed the money. The great thing is that you already have them.

But maybe you didn’t think they were in the slightest bit important.

They are – and they will be to somebody else, too!

Why? Because they make you adaptable to a number of experiences (and jobs) – not only one. Transferable skills are a way for you to show that you can do the job, even if you aren’t the perfect fit for the job. The more relevant skills that you have, the more likely you will be to get the job offered or advertised. Transferable skills can highlight your potential to be an asset to a company.

So what are they? It’s a long list! It comprises all those things you have interacted with – successfully or otherwise – in your life. For reasons of space, here are just a few (of around a hundred!) to think about. I’ve taken them from advertised job descriptions for work at various levels of entry for 6 international companies chosen at random.

The key point to understand is that each of them represents skills which can be useful to multinational companies (for example) in totally different situations than you may have acquired them! I reckon you already have a lot of them – if not all of them! Take a minute to think how you have acquired these in your life.

I have included them here for you to find out in where you have acquired such a skill and doing what. Make sure you think about this before you get older – once the memory of these skills goes, it becomes more difficult for you to justify you did them or possess them later down the line at interview or on a CV.

And, by the way, you may not know, but our degree description has – by law – to describe some of these skills, and they are conveniently listed here, described as Competencias: http://docencia.ugr.es/pages/_grados-verificados/27285gradoenestudiosingleses/!

  • Working with data, analyzing, interpreting and presenting it.
  • Be able to present written and visual communication through an understanding of linguistic structure.
  • Work independently AND as part of a team.
  • Managing/Leading a team of people towards a specific objective.
  • Prioritising and working to deadlines.
  • Acquiring bibliographic and research skills.
  • Synthesis and structure an argument effectively in writing and speaking.
  • Use available electronic media to achieve an objective.
  • Analysing and evaluating work critically.
  • Discriminating and judging between points of view.
  • Using imagination and creativity to produce an original idea or concept.
  • Confident public speaker, can maintain the interest of an audience.

Author: Dr Graeme Porte (http://www.ugr.es/~gporte/)

Editing: Dr Graeme Porte and E.R.S.

Pictures: B.L.G.

Especial Día Internacional de la Mujer. Entrevista a Gerardo Rodríguez Salas: “El feminismo es un concepto fluido y en continuo debate”

Con motivo del Día Internacional de la Mujer traemos una entrevista a uno de los profesores de literatura del Departamento de inglés y alemán, Gerardo Rodríguez Salas (gerardor@ugr.es / https://sites.google.com/site/gerardougr/). Con su cariño y simpatía habituales nos ha hablado de su asignatura Género y literatura en lengua inglesa, una de las optativas a las que podemos acceder lxs alumnxs durante los cursos tercero y cuarto del Grado en Estudios ingleses y que trata temas directamente relacionados con este día. Por eso nos ha respondido a preguntas sobre el contenido y los textos incluidos en esta asignatura, pero también sobre la actualidad política y social relacionada con estos temas, los másteres en los que imparte clases, su experiencia como profesor e investigador y literatura. Mucha literatura… Keep reading!

Gerardo Rodríguez Salas en su despacho

ERS: ¿Cuánto tiempo llevas enseñando en la facultad?

GRS: Desde el año 2000.

ERS: ¿18 años?

GRS: ¡Cómo pasa el tiempo! (con cara de asombro). Parece que fue ayer cuando entré en el Auditorio 3 a impartir mi primera clase de ‘Técnicas de Estudio para la Literatura Inglesa’.

ERS: ¿Qué es lo que más te gusta de enseñar en general y de enseñar literatura en particular?

GRS: Lo mío es vocacional y me encanta sentir la química con el alumnado. Intento que mis clases sean motivadoras y fomento los debates y el intercambio de ideas con lxs estudiantes, por eso nunca tengo la sensación de repetir lo mismo de un año para otro: cada grupo marca un ritmo y una dirección distinta. Es como una obra de teatro que ya está escrita, pero juntos hacemos tachones sobre el papel y añadimos ideas nuevas a los márgenes y, a veces, hasta improvisamos alguna sección.

En la enseñanza me gustan los retos. Tal vez uno de los más interesantes fue la asignatura ‘Literatura Inglesa II’. El periodo que cubre (del Renacimiento al siglo XVIII) no era de mis favoritos y, sin embargo, al prepararme a fondo la asignatura me cautivó y mi reto fue transmitir esa magia al alumnado año tras año. Aunque intento contenerme, no consigo disimular mi pasión por lo que enseño, sobre todo en las asignaturas optativas con menos alumnado, donde nos convertimos en una pequeña familia.

Lo que más me gusta de enseñar literatura es la conexión de los temas tratados con la vida cotidiana. La ficción es el ámbito donde damos rienda suelta a nuestros miedos y fantasías y nos permite explorar todos los ‘¿y si?’ que a veces nos torturan. Enseñar literatura me permite transmitir al alumnado valores fuera del contexto académico. La literatura es el espacio de la otredad, donde aprendemos a valorar otras verdades y a rechazar el concepto de una verdad absoluta. La literatura es el espacio de la generosidad, la tolerancia, el respeto y la fantasía.

ERS: ¿Cuánto tiempo tiene la asignatura de Género y literatura en lengua inglesa en nuestra facultad?

GRS: Comenzó en el curso 2013-14: cuatro años.

ERS: ¿Cómo surgió la idea de crear esta asignatura? ¿Alguna influencia a la hora de crearla?

GRS: El paso de Filología Inglesa al Grado en Estudios Ingleses supuso una redistribución y reducción de las asignaturas optativas. En la reunión del profesorado de Literatura decidimos visualizar discursos tradicionalmente silenciados en las asignaturas troncales y de esa premisa nacieron las asignaturas ‘Género y Literatura’ y ‘Literatura de minorías’.

Yo escogí la asignatura de ‘Género y Literatura’ y tuve la suerte de darle forma y contenido. No sabría decirte una influencia concreta a la hora de montarla. Es el resultado de mi bagaje investigador y de mi formación académica. Mis estudios de posgrado los hice con una beca de La Caixa y The British Council en la Universidad de Oxford. Allí cursé un Máster en Estudios de Género, donde me especialicé en literatura de escritoras modernistas en lengua inglesa (Woolf, Mansfield, Stein, Loy, Barnes, Richardson, etc.) y me curtí en teorías de género interdisciplinares. Como anécdota diré que asistí a charlas de Judith Butler y de Doris Lessing. Aunque mi especialización ha sido literatura y feminismo, en los últimos tiempos me he adentrado en teorías de masculinidades, queer y transexualidad. Con ese bagaje seleccioné los textos y los bloques temáticos para el curso.

ERS: ¿Conoces otras universidades donde se imparta una asignatura similar a ésta?

GRS: Afortunadamente, en España en el campo de Estudios Ingleses hay mucha conciencia de género en la enseñanza y la investigación de literatura. Por eso, el nacimiento y crecimiento de asignaturas específicas de literatura y género es cada vez mayor. ‘Estudios de Género en inglés’ (Universidad Autónoma de Barcelona) y ‘La perspectiva de género en las literaturas de lengua inglesa’ (Universidad de Oviedo) son claros ejemplos de asignaturas similares. A nivel de posgrado, creo que la visualización de literatura y género es mayor. Nuestro programa de máster ‘Lingüística y Literatura Inglesas’ en la UGR es un claro ejemplo con varias asignaturas de literatura y género, así como el ‘MA in Advanced English Studies’ en la Universidad Autónoma de Barcelona o el máster interuniversitario ‘Género, identidad y ciudadanía’, ofertado conjuntamente por las Universidades de Huelva y Cádiz.

ERS: ¿Por qué crees que es importante tener una asignatura con este contenido en nuestra filología?

GRS: Porque en las asignaturas troncales suelen cubrirse mayoritariamente textos canónicos patriarcales. Como decía antes, esa fue la idea tras la creación del tándem Género/Minorías. La asignatura de Género ayuda a entender la fluidez de este constructo social y cultural y, por mi experiencia, conciencia sobre cuestiones de género que pueden extrapolarse a la vida cotidiana más allá de la literatura. Es una asignatura que abre la mente y sirve para entender y respetar otras posiciones de género diferentes a la heteronormativa. A pesar de que vivimos en el año 2017, tengo la sensación de que hay un claro retroceso hacia posturas conservadoras y patriarcales que están provocando un retorno a la homofobia, transfobia, misoginia y xenofobia.

ERS: Hay otras filologías en nuestra universidad que no tienen nada parecido a esta asignatura, ¿crees que sería necesario una asignatura como ésta para lxs estudiantes de cualquier filología?

GRS: Por supuesto. La literatura es el espejo de la sociedad, tal vez un espejo distorsionado, pero no es más que el reflejo del sentir cotidiano. Por tanto, sería recomendable que cualquier filología ofreciera una concienciación de género a través de una buena selección de textos literarios.

ERS: Personalmente, ¿qué es lo que más te gusta de esta asignatura?

GRS: Es una asignatura que condensa en un sólo cuatrimestre numerosas perspectivas de género (feminismos, masculinidades y teorías queer). Los textos están cuidadosamente seleccionados para ofrecer esta variedad y también para combinar la denuncia social con lirismo y calidad literaria. Además, lxs autorxs seleccionados proceden de numerosos ámbitos geográficos en lengua inglesa y diversos géneros literarios.

ERS: ¿Nos puedes hacer un resumen del contenido de la misma?

GRS: La asignatura se divide en tres grandes bloques temáticos, para cada uno de los cuales ofrezco una introducción teórica con las principales figuras críticas y conceptos que luego manejamos en el análisis de los textos. El bloque de literatura de mujeres y feminismo arranca con el relato corto de Charlotte Perkins Gilman, ‘The Yellow Wallpaper’ (1892), que reivindica el papel activo de la mujer escritora en una sociedad que demoniza la creatividad de las mujeres. La narración en primera persona de una mujer aparentemente loca es muy efectiva para hipnotizar al lector/a y provocar un efecto final desconcertante. Una selección de poesía de mujeres —‘Housewife’ (1962) y ‘In Celebration of My Uterus’ (1969) de Anne Sexton, ‘The Muse as Medusa’ (1971) de May Sarton y ‘Woman at a Window’ (2011) de Jackie Kay— combina la denuncia política feroz de Sexton con la reescritura de mitos destructivos para las mujeres (Medusa en Sarton) y el lirismo desconstructivo de Kay. La novela corta The Penelopiad (2005) de Margaret Atwood nos ocupa gran parte del curso y ofrece una interesante revisión de La Odisea de Homero desde el punto de vista irónico y mordaz de una Penélope y unas doncellas del siglo XXI. Atwood construye su novela con géneros literarios menores en los capítulos de las doncellas y ofrece una verdad alternativa con una proyección posmoderna y paródica sin precedentes. El relato de Zora Neale Hurston ‘Sweat’ (1926) reescribe la historia de Adán y Eva desde la perspectiva de una protagonista afroamericana víctima de violencia doméstica que, en lugar de condenarse por seguir los dictados de la serpiente, se libera y adquiere su propio conocimiento. Finalmente, el relato de Carmel Bird, ‘Getting My Mother’s Sewing Machine Across Bass Strait’ (1989), denuncia el exterminio aborigen en Tasmania ligando esta historia de genocidio con un trauma personal con tintes feministas.

El segundo bloque aborda los Estudios de Masculinidades y la necesidad de reinventar la masculinidad hegemónica para construir, junto al feminismo, nuevos patrones de masculinidades. El relato ‘An Ideal Family’ (1921) de Katherine Mansfield revela la vulnerabilidad del tradicional rol masculino en la figura de Mr Neave, que, al envejecer, es reemplazado por su hijo Harold, que representa la nueva generación. La intertextualidad con ‘Rip Van Winkle’ de Washington Irving sugiere la invisibilidad del patriarca cuando ya no se le necesita en el sistema y es reemplazado por la nueva generación. El título es irónico porque muestra a una familia emocionalmente desestructurada pero aparentemente perfecta en su falsa actuación de roles de género. El relato de D. H. Lawrence, ‘The Blind Man’ (1922), revisa paródicamente la masculinidad hegemónica en crisis dentro del contexto de la Primera Guerra Mundial, donde el protagonista se queda ciego y simbólicamente tarado en su masculinidad. Este relato se estudia en relación al de Raymond Carver, ‘Cathedral’ (1981), que copia la estructura del de Lawrence, pero adaptando la situación a un entorno americano de los años 80 con un cambio de roles y de estilo. Mientras que en el relato de Lawrence los personajes están frustrados y encerrados en sus roles de género, en el de Carver el hombre ciego ayuda al protagonista a descubrir otro tipo de masculinidad donde el contacto corporal de dos hombres no se rechaza ni se asocia al homoerotismo y donde la otredad se abraza sin recelo ni xenofobia. El modelo de masculinidad que propone Carver libera a los hombres y transciende el modelo de masculinidad en crisis de los otros relatos.

Finalmente, el bloque de literatura queer comienza con ‘The Floating Poem’, extraído de The Dream of a Common Language, part II: Twenty-One Love Poems (1977) de Adrienne Rich. Aunque sólo analizamos en detalle dicho poema, el alumnado ha de leer los 21 poemas de amor. Adrienne Rich es una de las figuras de referencia en literatura lésbica. Construye su colección de ‘sonetos modernos’ en verso libre y visualiza a la lesbiana en una tradición literaria que la ha invisibilizado sistemáticamente. El poema seleccionado tiene fuertes tintes eróticos, pero reivindica la corporeidad de la lesbiana y una espiritualidad que dota al poema de una verdad muy potente. Por último, la novela corta de Christopher Isherwood, A Single Man (1964), se estudia en comparación con la peculiar adaptación cinematográfica de Tom Ford de 2009 para ilustrar no sólo un ejemplo de literatura gay, sino que sirve de broche final por el tratamiento de temas como la masculinidad en crisis, la misoginia o la bisexualidad. El protagonista es un profesor de literatura que pierde a su pareja en un accidente de coche y, desde entonces, combina su trauma personal con un trauma de género que le pasa factura. Mientras que la novela es devastadora y obliga al lector/a a reflexionar sobre los roles de género, la película es más estética y una serie de cambios diluyen el trauma de la novela y fomentan el mito del amor romántico que la novela destruye.

Me habría gustado incluir un bloque de transexualidad, pero es imposible en un curso de esta duración. Ese tema lo exploro en un curso de Máster.

ERS: De todos estos textos, ¿cuáles son para ti los más relevantes?

GRS: Si tuviera que escoger dos, serían The Penelopiad y A Single Man, pues, al ser novelas cortas, permiten profundizar en los temas tratados. La novela de Atwood es una revisión paródica impecable de la posición de la mujer en la literatura y cómo es posible transcender el drama con la unión activa de las mujeres. La novela refleja a la perfección el contraste que Alexander y Mohanty hacen en Feminist Genealogies, Colonial Legacies, Democratic Futures (1997) entre ‘sisterhood’ (la supuesta unión entre mujeres por el vínculo biológico) y ‘female solidarity’ (la alianza escogida de mujeres con un claro empoderamiento, como el que representan las doncellas de Atwood). La novela de Isherwood no sólo cuestiona el tema queer, sino que demuestra la fluidez de género y cómo es imposible separar las identidades de género en compartimentos estancos. La película de Ford, aunque cae en el misticismo del amor romántico, es un deleite visual.

ERS: En relación con el panorama político y social actual, ¿qué crees que puede aportar esta asignatura a lxs estudiantes?

GRS: La percepción de la literatura como un medio para escapar de la realidad me parece errónea. Aunque nuestra atención recae sobre el análisis literario de una serie de textos, el curso ofrece claves teóricas para entender el origen y evolución de movimientos como el feminismo, las masculinidades reinventadas o el movimiento queer. Aunque nos centramos en su aplicación a la literatura, estas introducciones ayudan a contextualizar dichos movimientos históricamente (por ejemplo, las manifestaciones de mayo del 68 y su importancia para los movimientos minoritarios). Por tanto, el estudio de la selección de textos ayuda sin duda a entender, desde un punto de vista literario, problemáticas de género fácilmente extrapolables a nuestra realidad actual. La marcha de mujeres en enero contra la misoginia de Trump, el mensaje transfóbico del autobús de Hazte Oír o la misoginia anacrónica del eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke son algunos de los muchos casos actuales que justifican la necesidad de asignaturas como la que imparto. Por eso me gusta comenzar el curso con el discurso de Emma Watson ante la ONU (2014) en la campaña HeForShe para la igualdad de género, donde defiende la importancia de los hombres para el feminismo, o el discurso tan controvertido de Madonna al recibir el premio Billboard Women in Music (2016), donde se definió como ‘a bad feminist’ y demuestra que hoy en día el feminismo es un concepto fluido y en continuo debate. Es importante leer literatura sin descontextualizarla del mundo actual y me gusta establecer conexiones conforme leemos los textos e incitar al alumnado a hacerlas.

ERS: ¿Has publicado algo en relación al contenido de esta asignatura?

GRS: Mi interés investigador es literatura y género, por lo que prácticamente todas mis publicaciones adoptan una perspectiva de género. Con respecto a las relacionadas directamente con los textos impartidos en la asignatura, destacaría las siguientes, que nacieron de mi docencia:

‘“Just as a scientific hypothesis’. The literary language of madness in Charlotte Perkins Gilman’s ‘The Yellow Wallpaper’”. Odisea 13 (2002): 105-112.
http://www.ual.es/odisea/Odisea13_Rodriguez.pdf

“‘Close as a Kiss’: The Challenge of The Maids’ Gyn/Affection in Margaret Atwood’s The Penelopiad”. Amaltea: Revista de mitocrítica 7 (2015): 19-34.
https://revistas.ucm.es/index.php/AMAL/article/viewFile/47697/46671

“Gender Trauma in Christopher Isherwood’s A Single Man and Tom Ford’s Film Adaptation”. Visions of Identity: Global Film and Media. The London Film and Media Reader 4. Ed. Phillip Drummond. Londres: The London Symposium and Academic Conferences London, 2016. 419-30.
http://www.thelondonfilmandmediaconference.com/our-ebooks/

‘Paradise Regained: From Black Madonna to New Eve. Religion and Marital Abuse in Zora Neale Hurston’s “Sweat”’. Experiencing Gender: International Approaches. Eds. Rocío Carrasco Carrasco, Beatriz Domínguez García and Auxiliadora Pérez Vides. Newcastle upon Tyne: Cambridge Scholars Publishing, 2015. 201-210.

Actualmente, estoy terminando un artículo sobre la controversia de la transexualidad en la novela de David Ebershoff, The Danish Girl (2000) y la adaptación cinematográfica de Tom Hooper (2015).

ERS: Me ha parecido muy interesante tu sugerencia dentro de la asignatura de ‘Género y Literatura’ de solicitar del alumnado relatos cortos que ofrezcan una revisión de género de mitos clásicos. ¿Nos explicas cómo surgió esa idea?

GRS: Llevo tiempo preparando mi primera incursión en el mundo de la escritura. El verano de 2015 empecé a escribir una colección de relatos, que ya he terminado y se encuentra en proceso de revisión por parte de una editorial. Para mí ha sido una experiencia inolvidable y, ahora que he completado los doce cuentos que componen este ciclo de relatos donde recreo un pueblo imaginario que combina el folclore granadino con un lirismo universal, quería invitar al alumnado a experimentar este proceso creativo. Puesto que varios textos de la asignatura son reescrituras de mitos clásicos desde una perspectiva feminista, pensé que sería interesante ver qué mitos escogen lxs alumnxs y cómo los reinventan. El resultado, hasta el momento, es sorprendente y mi idea es recopilar los relatos del alumnado de diversos cursos académicos y publicar un volumen en el futuro que ilustre la sensibilidad de género como resultado de este curso.

ERS: Avísanos cuando se publique tu libro.

GRS: No lo dudes (risas).

ERS: Antes mencionabas un curso de máster donde profundizas en la temática de género. ¿Quieres contar algo sobre el máster en el que das clase?

GRS: Desde el año 2015 soy el coordinador UGR del Máster Erasmus Mundus GEMMA en Estudios de las Mujeres y de Género, conformado por un consorcio de siete universidades europeas, que coordina la profesora Adelina Sánchez Espinosa de nuestro departamento. Dentro de este programa, coordino la asignatura ‘Investigaciones Feministas: Casos de Estudio I’, donde distinguidas investigadoras de universidades españolas, europeas e iberoamericanas imparten sesiones prácticas de casos de estudio en temática de género desde perspectivas interdisciplinares. Este programa de posgrado está adscrito al Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres y de Género, dirigido actualmente por Ana Muñoz, del que formo parte activa. También a dicho instituto se adscribe el Programa de Doctorado en Estudios de las Mujeres, Discursos y Prácticas de Género, coordinado por Cándida Martínez y en el que dirijo actualmente dos tesis doctorales sobre Masculinidades.

Por otro lado, dentro del Máster de nuestro departamento, Literatura y Lingüística Inglesas, imparto docencia en tres cursos. ‘Feminismos, silencios y ausencias en la literatura en lengua inglesa’, que comparto con Adelina Sánchez y Mª José de la Torre, ofrece un recorrido por la literatura inglesa desde Beowulf, que se analiza desde una perspectiva de género, hasta escritoras del siglo XX. En dicho curso ofrezco una introducción teórica a teorías feministas aplicadas a la literatura. ‘Literatura y alteridad: una mirada complementaria desde los estudios de género y posthumanistas’, que comparto con Margarita Carretero, complementa la asignatura anterior prestando especial atención a los estudios de masculinidades, transexualidad y posthumanismo. Finalmente, ‘La novela en lengua inglesa desde el siglo XIX al XXI: individuo y comunidad’, que comparto con Julián Jiménez Heffernan (UCO), aplica teorías comunitarias a una selección de textos del periodo especificado. En los que analizo en mi bloque (una selección de relatos de Mansfield y la novela Cape Grimm de la escritora australiana Carmel Bird) aplico una perspectiva de género que combino con teorías comunitarias.

ERS: ¿Cuáles son tus intereses investigadores actuales?

GRS: Desde el año 2010 he participado en tres proyectos I+D relacionados con estudios comunitarios y filósofos de la talla de Jean-Luc Nancy, Maurice Blanchot, Jacques Derrida o Roberto Esposito. El más reciente es de enero de 2017, donde estudiaremos el concepto del secreto en una selección de textos en lengua inglesa. El autor que he escogido para este proyecto, siguiendo mi interés investigador en Las Antípodas (Mansfield, Frame, Bird), es Witi Ihimaera, un escritor neozelandés de origen maorí que reinventa la figura de las mujeres y de gays y lesbianas dentro del clan maorí con interesantes resultados.

Mi interés investigador desde el principio ha sido la literatura de Australia y Nueva Zelanda, sobre todo esta última. Aunque ya he analizado escritoras neozelandesas como Mansfield o Frame, es ahora cuando me he adentrado en el tema de raza ligado al de género. En breve publicaré un artículo sobre las denominadas ‘History Wars’, que revisan el genocidio aborigen en Australia, sobre todo en Tasmania. Y, en el caso de Ihimaera, estudiaré el clan maorí y el trato diferente que ha recibido el aborigen en Nueva Zelanda frente al de Australia.

ERS: Todo lo que nos cuentas suena muy sesudo (risas). ¿Has publicado algo más alternativo?

GRS: Desde el año 2010 he realizado incursiones esporádicas en el mundo de los Estudios Culturales. Me inició una de las grandes voces en Estudios Culturales dentro de los Estudios Ingleses de nuestro país, la profesora Sara Martín Alegre (UAB), con la que participé en el XXXIII Congreso Internacional de AEDEAN presentando la comunicación ‘Forget Madonna: The Many Metamorphoses of Kylie Minogue, Showgirl and Survivor’. En 2013 escribí un artículo sobre la maléfica Diana de la serie V de los 80: ‘Infected with Emotion: Jane Badler’s Music and the Maturation of Diana in The V Series (1983-2011)’. 452ºF: Revista de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada 9: 162-184. En 2015 publiqué un artículo para inaugurar la revista Verbeia donde llevo a cabo un estudio comunitario de la serie The Walking Dead: “The Walking Dead: A Communitarian Study”. Verbeia: Journal of English and Spanish Studies 0: 286-306, y en mayo de 2017 exploraré la metáfora zombie (‘The Zombie Metaphor: Nation and Body as Hostile Spaces in The Walking Dead’) en el congreso Representations of Hostile Spaces in Literature and the Arts: Images and Metaphors, que se celebrará en la Universidad Complutense de Madrid.

ERS: ¿Algo que añadir?

GRS: Ha sido un placer participar en esta entrevista. Por un lado, me ha servido para reflexionar en voz alta sobre este curso, que he creado e imparto en la actualidad con mucha ilusión. Es el claro ejemplo de la situación ideal en la que un profesor puede combinar docencia e investigación que, en la medida de lo posible, deben retroalimentarse. Por otro lado, quería dar las gracias a todxs lxs estudiantes que habéis hecho posible este blog y animaros a que sigáis haciéndolo. La publicación de esta entrevista el Día Internacional de la Mujer es ideal para reivindicar una lucha muy necesaria incluso en pleno siglo XXI.

Entrevista y edición: E.R.S.

Fotografía: Lucía Lupiáñez

Entrevista a José Luis Martínez-Dueñas, nuevo presidente de la Academia de las Buenas Letras de Granada

Hoy traemos una entrevista a José Luis Martínez-Dueñas, nombrado recientemente nuevo presidente de la Academia de las Buenas Letras de Granada, como ya se anunció en la web del Departamento de inglés y alemán el pasado mes de diciembre. En esta entrada podéis encontrar un vídeo con las partes más destacadas de la entrevista junto a dos lecturas en inglés antiguo que no desvelamos ahora mismo por si os animáis a verlo, una galería con todos los libros publicados por Martínez-Dueñas y la entrevista completa redactada para que no se os escape ningún detalle. Además, al final tenéis una foto de José Luis Martínez-Dueñas junto a las colaboradoras de The Philologist UGR que han hecho posible esta entrada. ¡Esperamos que la disfrutéis!

En esta galería podéis ver los libros publicados por José Luis Martínez-Dueñas:

This slideshow requires JavaScript.

Y ahora, disfrutad de la entrevista completa:

P. Nos gustaría primero saber desde cuándo es profesor de la UGR y qué le llevó a dedicarse a esto

R. Yo soy profesor de la Universidad de Granada desde el mes de octubre de 1975, que fue el año que terminé mis estudios de licenciatura y empecé de profesor ayudante.

P. ¿Cuál fue el tema de su tesis doctoral?

R. Mi tesis doctoral fue la correspondencia de subordinación en inglés y en español, un análisis de sintaxis funcional.

P. ¿Y por qué pasó de estudiar la lingüística histórica a estilística?

R. No es que pasé de, es que lo he mantenido siempre. El estudio de lingüística histórica fue lo que a mí me movió primero a estudiar, pero por una serie de razones la tesis que yo había comenzado de lingüística histórica la tuve que dejar y me dediqué a una tesis de sintaxis y estudio de lingüística sincrónica del siglo XX. La sintaxis fue lo que transformé en estilística, en el sentido clásico de estructura de la escritura, lo cual no es incompatible con el estudio de la lingüística histórica, puesto que el estudio textual que yo siempre he hecho es estilístico, basado en la conformación de la escritura como realidad expresiva en su función comunicativa. Pero no es que pasé de una cosa, sino que tuve que convivir con las dos cuestiones y por una serie de razones no pude hacerme cargo de la asignatura de Historia de la lengua inglesa hasta el año 93, es decir, 18 años estuve sin poder dar clase aunque escribía y publicaba de eso.

P. ¿Qué le recomendaría a alguien que quiere dedicarse a la investigación?

R. Como se pueden dar una serie no de fórmulas sino de recomendaciones, primero mucha constancia. Segundo un cierto sentido de lo que se suele llamar vocación o interés por el estudio, una curiosidad intelectual. Y luego un desapego de ciertas formas mundanas, aunque se pueda convivir con ellas, pero centrándose en que el mundo de la investigación es el mundo de ciertos niveles de veracidad.

P. ¿Cómo se sintió al ser elegido hace poco Presidente de la Academia de las Buenas Letras de Granada?

R. Me sentí sorprendido, porque yo llevaba en las Buenas Letras desde hacía poco, llevaba dos años, y tenía un cargo recién estrenado en la Junta de gobierno de censor y pensaba pasarme así cuatro años. Cuando me propusieron ser presidente lo primero que dije es que no, y lo segundo que dije es que tampoco (risas). Luego tuve un gran sentido del agradecimiento por las razones que me dieron y en tercer lugar tuve ya una disposición clara de ofrecimiento hacia los académicos de buenas letras y a lo que representan, aunque es uno de esos cargos que nunca he buscado.

P. ¿Cuáles fueron las razones que le dieron?

R. Primero que era un catedrático de universidad con una trayectoria bien conocida y ya diríamos probada. Por lo tanto, mi concentración puede colocarse bien en otra actividad, tanto en el ámbito profesional de dar clases como profesor como en el estudio y la investigación, y eso es algo que tengo, en parte dada la edad, bastante bien; si no demostrado, sí probado. La segunda razón es que me dijeron que tenía (risas) un nivel de sofisticación hilarante que, con el sentido del humor, podría en un momento determinado utilizar para poder llevar a cabo una relación diplomática y social efectiva sin ser duro ni cortante pero sí oportuno y eficaz. En tercer lugar, y eso sí se me honró, me dicen que tengo un buen sentido de la comunicación, tanto en la escritura como en la expresión oral, que es muy necesario para un presidente de la Academia. Ante eso dije: bueno, como ya no tienen medidas de altura ni de físico ni esas cosas pues que si ese era el patrón que buscaban, yo encantado de servir a la Academia y de representarla.

P. ¿Cuál cree que ha sido su mayor aportación a las lenguas anglosajonas o españolas?

R. Sería muy presuntuoso de mi parte (risas). Yo creo que mi aportación menos nociva, menos dañina, ha sido en la Universidad de Granada el introducir, junto con otras personas, una serie de corrientes de pensamiento lingüístico, concretamente en los años 80 la llamada Tesis de la pertinencia (Relevance theory: communication and cognition). Definitivamente también la Lingüística de la escritura, es decir, no entender la historiografía literaria como algo estrictamente inventivo sino como una realidad textual, como hice con más de 13 tesis doctorales que he dirigido. Pero son aportaciones conjuntas, de equipo, y en la Universidad uno es uno más, afortunadamente.

P. ¿Cuál cree que es la situación de las letras en España?

R. Pues no he tenido tiempo como algunos de viajar por toda España con mi maleta para verlo (risas), pero si vemos que España es una nación muy compleja con un sistema constitucional difícil, el mundo de las letras y del estudio siempre es un mundo alternativo que no influye en el producto nacional bruto ni en los índices de empleo ni en la bolsa, pero yo sí digo que el índice de las letras en España es bastante bueno. Tenemos magníficos pensadores, estupendos filósofos (vivos), escritores, poetas, hay buenas editoriales, hay buenos lectores… lo que es que eso al fin y al cabo es algo minoritario, uno no puede pretender que todo el mudo relea El Quijote, o La Eneida, o hable de Pedro Soto de Rojas o de William Shakespeare o de Francis Bacon. Pero en general España es un país medio culto bastante presentable, con unas brutalidades históricas y sociales bastante clasificables. Pero como yo no he sido nunca pesimista, porque si lo hubiera sido habría renunciado a mi propia existencia, entonces me parece que es un mundo mejorable, pero muy rico y siempre en ebullición, aunque hay cosas que mejorar, como enfrentamientos de presupuestos, amiguismos, enemistad, etc. En definitiva, las letras gozan de buena salud.

P. ¿Qué podría comentarnos sobre el nuevo libro que ha publicado junto a Rocío Gutiérrez Sumillera?

R. Este libro, El primer toque de trompeta contra el monstruoso gobierno de las mujeres, es uno de los proyectos hechos con una colaboradora joven y brillante como es Rocío Gutiérrez. Hace unos años encontramos un panfleto de 1558 de John Knox atacando a la mujer como figura humana y social y decidimos traducirla y hacer un estudio sobre la forma en que el calvinismo inglés, escocés específicamente, se pone en contra de una serie de gobernantes. Revelamos la manera en que se articula toda una propaganda contra la mujer desde un punto de vista religioso, donde la mujer es la representación del pecado. Por tanto, todas las mujeres que han gobernado es simplemente porque Dios ha querido castigar la soberbia de los hombres poniéndoles una mujer. Este libro es muy original en el sentido de que tiene el origen de un panfleto. Es un libro que no es de lectura fácil, no es un libro que se vaya a comprar en una estación de ferrocarril, pero es un libro para las personas interesadas en el pensamiento de la modernidad desde los siglos XVI/XVII. El libro lo que intenta hacer es mostrar esos pensamientos, analizarlos, y ponerlos en un marco de modernidad, de la Europa de los siglos XVI/XVII.

P. ¿Qué nos puede decir de la bodega de un literato?

R. La bodega del literato nace porque yo estaba buscando unas botellas de Borgoña y al buscarlas en un libro inglés de vinos encontré un libro de George Saintsbury, quien ocupó la cátedra real de retórica y literatura en la Universidad de Edimburgo al final del siglo XIX, principios del XX. Él era un reconocido estudioso de la retórica del siglo XVII y tiene muchos libros de retórica; por ejemplo, tiene uno de historia de la literatura francesa. Tenía como afición la bebida en general, y cuando se jubiló, su amigo, el director de una gran editorial inglesa, Sir Frederick MacMillan, le propuso escribir un libro. Entonces hizo un libro magnífico sobre la bebida, defendiendo la bebida y hablando del vino desde un punto de vista histórico. Y hace un libro muy bien dividido en grandes producciones de vino. Luego dedica un capítulo muy bueno a las cervezas inglesas, y un capítulo magnífico también a los whiskeys y a las ginebras. Lo que hice yo fue editar sus cuadernos de bodegas, y me salió por eso la Bodega de un Literato, por la bodega que él tenía en su casa, de la que cuenta cosas divertidísimas. Por ejemplo, que tenía un perro magnífico, que lo tenía para proteger la bodega, una bodega antiquísima de los siglos XVII/XVIII, que tenía muchas entradas de agua y entraban ratas. Y dice que las ratas nunca destrozaron ninguna botella, pero el perro, al perseguir a las ratas, tiró un Magnum de una cosecha magnifica, y que cuando entró por la mañana se encontró al perro borracho junto a la botella y ninguna rata. Lo que sí encontró fue alguna botella pequeña que sí se habían querido llevar por una de las ratoneras (risas). Pero es un libro magnífico porque está lleno de experiencias propias, de su bebida, de su comida, de sus reuniones, y todo completamente trufado con referencias literarias de literatura francesa, italiana, inglesa, con episodios que hablan de vino y de formas de entender el vino y la bebida.

Para terminar, aquí os dejamos una foto nuestra con José Luis Martínez-Dueñas tras la entrevista. Ha sido un placer haber podido hablar con él y que nos haya permitido compartir con todos/as vosotros/as esta entrevista.

José Luis Martínez-Dueñas Espejo en su despacho junto a las entrevistadoras C.L.C., V.R.R. y E.R.S.
José Luis Martínez-Dueñas Espejo en su despacho junto a las entrevistadoras C.L.C., V.R.R. y E.R.S.

Entrevistadoras: C.L.C. y V.R.R.

Vídeo y fotografías: E.R.S.

Edición: E.R.S.